Social Skills School Life

Das Ding. by Bernhard Bitzel

By Bernhard Bitzel

Show description

Read Online or Download Das Ding. PDF

Best social skills & school life books

The Missing Tooth (Read-It! Readers)

Kim has a nasty morning while she wakes up past due and loses a teeth, however the subsequent morning she feels far better.

Girl Goddess #9: Nine Stories

Meet Tweetie candy Pea and Peachy Pie, Jacaranda and Rave and Desiree. .. Meet girl Ivory and Alabaster Dutchess, who interview their favourite rock megastar, Nick Agate, merely to find the magic and tool in themselves. Meet Tuck Budd, who's chuffed dwelling in ny together with her mothers, Izzy and Anastasia, till she starts to ask yourself who her father is.

Battle of the Dum Diddys (Rotten School, No. 12)

Good day! the place Is all people? that is what Bernie Bridges desires to recognize whilst he cannot locate any of his acquaintances. each person has disappeared! And while he eventually does locate them, they are appearing particularly bizarre. for example, his shy pal Chipmunk thinks he's a fearless warrior, and soccer celebrity Jennifer Ecch thinks she is a princess.

Additional resources for Das Ding.

Sample text

Siempre acabas contándome todo; no aguantas. —¿Sabes una cosa, Minguito? Yo salgo de casa a las siete, ¿no? Cuando llego a la esquina son las siete y cinco. Bueno, a las siete y diez el Portugués detiene el coche en la esquina del cafetín del "Miseria y Hambre" y se compra un paquete de cigarrillos... Un día de estos cobro coraje, espero hasta que él suba al coche, y ¡zas!... —No tienes coraje para eso. —¿Que no tengo? Ya vas a ver, Minguito. Ahora mi corazón estaba dando saltos. El coche detenido; él bajaba.

No bien comenzaba la conversación y ya estaba don Arístides cerrando la casa y llamándome. —¿Te quedas o vienes con nosotros? —Voy a quedarme. Mamá y mis hermanas ya deben venir por la calle. Y me quedé mirando cada cosa de cada rincón. *** Al comienzo, por etiqueta, o porque quería impresionar a los vecinos, me portaba bien. Pero una tarde rellené una media negra de mujer. La envolví en un hilo y corté la punta del pie. Después, donde había estado el pie puse un hilo bien largo de barrilete y lo até.

Cada vez mi hermano estaba más lindo. Ya no era llorón ni peleador. Aun cuando me veía obligado a tomarlo a mi cuidado, siempre lo hacía con buena voluntad. Le comenté a Minguito: —Cambiemos de tema, porque le voy a contar esa historia a él; la va a encontrar linda. Y uno no debe quitarle las ilusiones a un niño. —Zezé, ¿vamos a jugar? —Yo ya estoy jugando. ¿A qué quieres jugar? —Quería pasear por el Jardín Zoológico. Miré, desanimado, el gallinero con la gallina negra y las dos gallinitas blancas.

Download PDF sample

Rated 4.31 of 5 – based on 9 votes